En este tutorial te muestro qué fácil es hacer una repisa larga con soporte tan solo reutilizando cartón. Además de fácil es muy económico, puedes pintarlo del color que quieras o forrarlo con papel. Esta repisa es ideal para la habitación de los peques de la casa, para ordenar sus juguetes. O si lo prefieres, puedes colocarlo encima del cabecero de tu cama, que es como lo haré yo para decorar mi dormitorio.

Esta idea está genial cuando queremos aprovechar al máximo el espacio disponible. Si prefieres no hacer los soportes, puedes ponerle un sistema oculto para que la repisa quede flotante.

Veamos los materiales, las medidas y el paso a paso de cómo hice esta práctica repisa o balda de cartón.

Los materiales que reutilizamos son:

  • Cartón grueso, preferiblemente de 1 o 2 canales.
  • Corcho blanco o anime.
  • Palito de madera grueso (1 cm de diámetro aproximadamente).
  • Papel periódico, de revistas o las ofertas de los supermercados.

Además también usé:

  • Cúter.
  • Cinta métrica o regla.
  • Lápiz.
  • Cinta de carrocero.
  • Pegamento o cola blanca.
  • Pistola de silicona.
  • Pintura.
  • Brocha o pincel.
  • Yeso o escayola en polvo.
  • Clavos, arandelas y tornillos (para el montaje).
  • Un envase con agua para preparar la mezcla.

Repisa o balda:

Lo primero que hacemos es cortar las piezas de cartón que necesitamos, según la medida de la repisa que vamos a hacer. Mi repisa será larga, de unos 176 cm de largo, por 12 de profundo y 3 cm de grosor. Para eso cortaré 2 piezas de cartón grueso con esas medidas y 1 pieza de corcho blanco.

Pegamos las 2 piezas de cartón a la pieza de corcho, como un sándwich. Ponemos cinta de carrocera por todo el borde para unir bien las piezas. Si no consigues el corcho blanco puedes hacerlo solamente con cartón, cortas y pegas unas 4 o 6 piezas hasta conseguir el grosor que quieras para tu repisa.

Cortamos tiras de papel periódico rasgándolas a mano y las pegamos por toda la repisa para forrarla con la técnica cartapesta y dejamos secar muy bien. Si quieres puedes pegar una segunda capa de cartapesta, yo le puse una sola.

Cuando haya secado bien, lijamos toda la superficie con una lija fina para eliminar todas las posibles arrugas.

Preparamos una mezcla de yeso o escayola en polvo, que mezclamos en un envase con agua. Cuando consigamos la textura homogénea, agregamos cola blanca y la pintura del color que queramos pintar la repisa, en mi caso la pintaré de blanco.

Aplicamos una capa de esta mezcla por toda la superficie de la repisa y dejamos secar. Si lo deseas puedes aplicar una segunda mano de esta mezcla o solamente de pintura. Si prefieres también puedes forrar la repisa con papel de colores, estampados o plástico adhesivo, según el lugar donde vayas a colocar la repisa.

Soportes:

Para sujetar la repisa voy a hacer unos soportes, también conocidos como escuadras, agarraderas, pie de amigo o ménsulas.

Cortamos unas piezas de cartón para hacer el soporte, una pieza donde se apoyará la repisa y la otra que se apoyará a la pared, es decir, nos debe quedar una forma como en L.

Las medidas de estas 2 piezas serán según la medida de la profundidad de nuestra repisa. El número de soportes dependerá de lo larga de nuestra repisa. Como mi repisa es bastante larga, haré 3 soportes.

Las medidas de mis piezas de cartón son:

  • 12 por 3 cm
  • 15 por 3 cm
  • Y el palito de madera mide unos 15 cm.

Por cada pieza de cartón cortaré 3 piezas iguales para que me queden unos soportes  bastantes rígidos y resistentes. Además de las piezas de cartón, cortaré unos palitos de madera, que será el soporte que pegaremos en diagonal.

Pegamos las 2 piezas de cartón formando una L y el palito de madera lo pegamos a las 2 piezas en forma diagonal. Con la cinta de carrocero forramos todo el soporte. Con el papel periódico forramos todo el soporte con la técnica cartapesta, así nos quedará una sola pieza sólida.

Pintamos los 3 soportes con la misma mezcla con la que pintamos la repisa. Damos 1 o 2 manos de pintura y dejamos secar muy bien. Con una lija fina, lijamos toda la superficie para dar un acabado más suave.

Si quieres puedes forrar la repisa con papel adhesivo o papel de colores, yo lo forraré con papel adhesivo transparente.

Montaje:

Con un clavo perforamos en los soportes 2 huequitos por donde meteremos 2 tornillos, para poder sujetar los soportes a la pared donde queramos colocar la repisa.

Con un taladro abrimos los 2 huecos a la pared, donde atornillaremos los soportes. Además del tornillo te recomiendo que le pongas una arandela para evitar hundir el cartón. La repisa la pegamos a los soportes y listo, ya nuestra repisa está terminada.

Para darle un toque más delicado, taparé y pintaré los tornillos, para que no se vean, así la repisa tendrá un mejor acabado. Esta repisa yo la coloqué encima del cabecero de mi cama, donde podemos poner portarretratos, letras, velas, adornos, libros o lo que quieras tener a mano.

Esta idea está genial cuando queremos aprovechar al máximo el espacio disponible. Puedes hacerla para la habitación de los peques de la casa, para que sus juguetes estén más organizados, también puedes hacer una repisa de diferente forma o tamaño para un rincón de la sala o para aprovechar todo el espacio posible en la cocina.

Espero que te haya gustado esta idea. Para que puedas ver con más detalle el paso a paso, te invito a que veas el siguiente vídeo tutorial en mi canal de YouTube:

…y recuerda…

Suscríbete a mi blog y mi canal de YouTube y sígueme por las redes sociales.

#crearyreciclar