“Si mis botas hablaran”, es lo que debió pensar el dueño de esta bota. Un día que estaba caminando por las calles de Santa Cruz, me encontré de frente con una bota que colgaba de una ventana, con una idea muy original de reutilizarla como macetero. La imagen me llamó mucho la atención. Rápidamente me imaginé al dueño pensando, “si mis botas hablaran, cuantas historias contarían”. Yo puedo suponer todos.. Read More